Tarjeta 6 / 10

¿Qué implica ser la presidenta de la Asamblea General de la ONU?

Elección de presidenta en Asamblea General de la ONU. Imagen tomada de la ONU bajo licencia creative commons 2.0.

La Presidencia de la Asamblea General corresponde cada año y por turno, a una región determinada. Este año esa presidencia le correspondía a Latinoamérica y el Caribe. Generalmente los países de cada región llegan a un consenso para elegir de manera unánime a un representante, pero este año la votación estuvo dividida entre Ecuador y Honduras.

En febrero Ecuador propuso, sorpresivamente, a Espinosa como candidata para presidir este organismo, pese a que en 2015 ambos países habrían llegado a un acuerdo en el que Ecuador apoyaría a Honduras para que presida la Asamblea General de la ONU. A cambio, Honduras respaldó la candidatura de Patricio Pazmiño como juez de la Corte IDH —cargo que ocupa desde 2016—. Honduras expresó oficialmente su "malestar y sorpresa", por lo que solicitó a Ecuador retirar esa candidatura. Ecuador no declinó la candidatura.

Cada período de sesiones de la Asamblea General de la ONU se desarrolla bajo la dirección del presidente electo y de los 21 de sus vicepresidentes. La Asamblea General usa seis idiomas oficiales: el árabe, el chino, el español, el francés, el inglés y el ruso.

De acuerdo al artículo 35 del Reglamento de la Asamblea General de la ONU el presidente o presidenta se encargará de abrir y levantar cada una de las sesiones plenarias —a las que asisten los 193 países que conforman la Asamblea General de la ONU— del período de sesiones. La Asamblea General se reúne cada año de septiembre a diciembre y luego en enero hasta que todos los temas de la agenda se aborden y la presidenta dirigirá los debates de temas relacionados con la paz y seguridad de los países miembros y velará por el cumplimiento del reglamento de la Asamblea General de la ONU.

Espinosa debe llevar adelante las sesiones en base a un orden protocolario previamente establecido por la Asamblea General,  —ella no tiene la posibilidad de decidir el orden de la participación de los Estados—, pero sí podrá proponer la suspensión o el levantamiento de la sesión, o el aplazamiento de una discusión. Solo este último punto le favorecería a Ecuador, en caso de que querer retrasar la discusión de algún tema en el que esté involucrado, pero aún así esto se aprobará por mayoría simple.

María Fernanda Espinosa asumirá la presidencia de la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2018, ostentará este cargo por un año y tendrá que mudarse a New York, mientras tanto la canciller dijo que empezará el proceso de transición, para abandonar la cancillería y también empezará a organizar los asuntos relacionados con participación en la ONU.