Tarjeta 2 / 6

¿Por qué comenzaron las protestas en el 2011?

El pueblo sirio salió a las calles para protestar contra el gobierno de Bashar al-Assad –cuyo régimen es catalogado como autoritario. Desde 1971 la familia de al-Asad ha estado al mando de Siria. Este último gobierno impuso varias restricciones en cuanto a derechos civiles, por ejemplo, los sirios no podían hacer reuniones públicas de más de cinco personas. Estas restricciones ocasionaron descontentos en la población porque fueron excusa para arrestos extraoficiales hacia civiles. Además, el gobierno ha estado bajo el mando de un solo partido político y las elecciones democráticas no han existido desde que la familia de al-Asad tomó el poder, hace cuarenta y cuatro años.

Otra causa de las protestas es que Siria tiene una división demográfica compleja: existe una multiplicidad de sectas islámicas en el país. La familia de Al-Asad pertenece a la secta alauita, una minoría en Siria. Los alauitas son vistos como la élite en Siria, en donde la secta suní abarca más de la tercera parte del país. El pueblo sirio, durante las protestas del 2011, querían manifestar su descontento de ser dominados por una minoría religiosa del país.

Las protestas demandaban la salida de Bashar al-Assad del poder y un cambio radical en el régimen político del país: querían democracia. Al-Assad, en sus intentos de frenar las protestas, ordenó a su fuerza militar el uso de fuego hacia civiles, lo que produjo una radicalización en los protestantes quienes luego formaron grupos armados de resistencia. El gran problema es que la oposición se ha multiplicado en estos cinco años de conflicto, y no hay un solo líder que represente o pueda sustituir al gobierno de al-Assad.