Tarjeta 5 / 7

¿Qué jugadores italianos han formado parte de las mafias?

Al igual que el reciente escándalo que atraviesa Iaquinta, otros jugadores italianos —como Diego Armando Maradona, Fabio Cannavaro o Mario Barotelli— han sido acusados de presuntos vínculos con la mafia de Italia. Sin embargo, el caso más conocido es el del ex capitán de Palermo, Fabrizio Miccoli quien fue acusado por involucrarse con la mafia Cosa Nostra.  Miccoli fue criticado y relacionado con este grupo cuando insultó al juez asesinado por La Cosa Nostra, Giovanni Falcone. 

Otro caso es el del ex jugador del Manchester City y actual jugador del AC Milán, Mario Balotelli quien visitó el barrio de Scampia en compañía de algunos miembros de La Camorra en 2010. En su defensa, el delantero mencionó que sólo quería conocer el famoso barrio controlado por uno de los clanes más poderosos de Nápoles pero que desconocía la identidad de sus acompañantes. Algo parecido pasó con Fabio Cannavaro, ex jugador italiano y actual director técnico de Al-Nassr, un equipo de Arabia Saudita. En 2011, catorce personas fueron arrestadas y acusadas por complicidad con la Camorra y el futbolista Cannavaro estaba entre los detenidos. El fiscal de Nápoles destacó que los acusados eran prestanombres —personas que prestan su nombre generalmente para tapar un hecho delictivo—  del capo Salvatore Lo Russo. Además, versiones de la prensa italiana mencionaron que Cannavaro fue prestanombres del empresario Marco Iori, vinculado con la mafia napolitana. 

En 2014, Giuseppe Sculli, ex delantero del Genoa CFC y del Crotone fue acusado por la Dirección del Distrito Antimafia de Roma por relacionarse con Giovanni De Carlo y el capo mafioso Massimo Carminati. Por último, una de las principales figuras del equipo mundialista y campeón en 1990, Salvatore Schillaci, se vio implicado en un caso de crimen organizado. El ex delantero de Messina, Juventus e Inter, fue acusado de presuntas relaciones con la familia mafiosa Della Noce. Durante un encuentro entre Bologna-Juventus, Schillaci se dirigió hacia su adversario, Fabio Poli y manifestó: “Haré que te maten”. Dicho comentario generó críticas constantes durante su carrera. Sin embargo, el caso no determinó consecuencias graves para los implicados.