Tarjeta 3 / 7

¿Cómo se involucraron las mafias italianas en el fútbol?

El primer caso de corrupción registrado en el fútbol italiano y el crimen organizado, se dio a finales de 1979. La policía descubrió que jugadores, entrenadores y dirigentes de clubes de la Serie A y B de fútbol profesional realizaron apuestas clandestinas. El caso se conoce como ‘Totonero’, y significa quiniela negra. Entre los equipos implicados se encontraban AC Milán, SS Lazio, US Avellino, AC Perugia, Nápoles y Bologna Football Club. Según el informe de la policía, los jugadores accedieron a alterar el resultado de los partidos de fútbol a cambio de un porcentaje de los beneficios. En 1980, las fuerzas especiales de la policía italiana detuvieron a varios jugadores y dirigentes implicados. Como consecuencia, la Federación Italiana dispuso para los siguientes casos de corrupción una pena máxima de cinco años con posibilidad de rendición por buena conducta.

Desde entonces, la mafia se ha involucrado directamente en el ámbito deportivo. Aunque al momento no han logrado infiltrarse en los equipos de la Serie A —la primera división italiana—, han llegado a involucrarse en algunos clubes en categorías inferiores como el Catania, el Atlanta y el Siena.  Según un informe de la Dirección Nacional Antimafia italiana (DNA), la relación entre los clubes deportivos y el crimen organizado representa "un canal de lavado de dinero procedente de actividades ilegales a través de inversiones aparentemente legales”. En 2013, Luigi Bonaventura, un antiguo líder mafioso calabrés, explicó que existen docenas de clubes controlados por la ‘Ndrangheta. Además, añadió que no es una cuestión de dinero, sino de poder ya que controlar un equipo de fútbol aporta prestigio a los miembros de la mafia.