Tarjeta 7 / 14

¿Qué decía el informe presentado por el canciller Long?

El informe que presentó el canciller Long mostraba algunos avances respecto al reporte del 2009 en materia de derechos humanos como el cambio del sistema jurídico ecuatoriano, en donde Long dijo que el país había “invertido más de 2.500 millones de dólares, el equivalente al 2,5% de su PIB”. Otros de los puntos que destacó el canciller fue que el Sistema Unificado de Información de las Sociedades Civiles registra las más de 70 mil organizaciones. Para el canciller, la sociedad civil es muy importante para representar a las minorías de un país y fue en ese punto, que Long criticó algunas sociedades civiles invitadas como Fundamedios o a Manuela Picq, representante de Ecuarunari, al decir que “hay que tener mucho cuidado que la denominación de sociedad civil no sirva de disfraz. Hoy cualquier opositor derrotado en las urnas puede autoproclamarse como defensor de los derechos humanos”. 

El informe de Ecuador también mostraba avances en violencia e igualdad de género, como la tipificación de los delitos contra la mujer. Long destacó avances hacia la comunidad Lesbianas Gays Bisexuales Transexuales e Intersexuales (LGBTI) en donde menciona las uniones de hecho, incluido en el código civil, o el cambio de sexo a género en la cédula debido a la Ley Orgánica de Gestión de Identidad y Datos Civiles. El canciller también explicó la política del Estado en Movilidad Humana como consta en la Constitución del Ecuador, que garantiza la libre circulación de personas, y se les reconoce sus derechos como ciudadanos, permitiendo el acceso a la educación, empleo y salud, teniendo más de 60 mil refugiados y reconocidos por el Estado ecuatoriano, el más alto en la región, según Long. Los puntos finales del informe del Ecuador trataron sobre la libertad de expresión: rechazó las declaraciones emitidas por políticos opositores, declarando que es un derecho fundamental que debe ser “ampliado y democratizado”. Finalmente el canciller dijo que Ecuador buscaba alejarse del “viejo estado plutocrático latinoamericano”.