Tarjeta 4 / 11

¿Quién investiga las desapariciones de personas en Ecuador?

Víctor Araús, director nacional de la Dinased. Captura de pantalla de una rueda de prensa de la Policía Nacional del Ecuador.

La Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) comenzó a funcionar en noviembre del 2013.

En abril de ese año, la Policía Nacional del Ecuador entregó un pedido al Ministerio del Interior para crear esta dirección a raíz de demandas de la ciudadanía —es decir los constantes pedidos de los miembros de Asfadec— para tener una unidad especializada que investigue los delitos contra la vida, muertes violentas, desapariciones, extorsión y secuestro. En julio de 2013, el Ministerio aprobó la creación de esta dirección mediante acuerdo ministerial. Según una revista publicada por la Dinased en agosto del 2018, cuando se creó esta dirección, la Policía Nacional buscó el “apoyo académico de instructores” de países como Chile y Colombia para responder a las necesidades del Ecuador en este tema.

Cuando se recibe una denuncia de desaparición, la Dinased trabaja con un Manual de Proceso para la Investigación de Delitos y Tentativas Contra la inviolabilidad de la Vida y Personas Desaparecidas. Además, coordina con la Fiscalía, grupos tácticos policiales y Unidad de Apoyo Criminalístico en para arrestar a un posible sospechoso de un delito.

Según la revista publicada por la Dinased, para agosto de 2018 tenía un 92% de efectividad en sus operaciones. Esto, porque de las 5.955 denuncias de personas desaparecidas que recibió esta dirección en el 2017, se resolvió 5.479 casos.

Telmo Pacheco, el expresidente y ahora tesorero de la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador, dice que la creación de la Dinased se dio gracias a la presión los miembros de su organización. Y aunque esto es considerado un logro, él dice que siente que solo fue creada para “decirnos que están haciendo algo”. Según Pacheco, los oficiales responsables de investigar y los fiscales asignados “no saben qué hacer, ellos nos han dicho a nosotros que no han tenido ni una hora de capacitación, ellos nos preguntan qué queremos que hagamos”.

Para él, hay muchos casos que investigar y muy poco personal —como los fiscales— especializado en esta área, sobre todo porque solo existe una unidad especializada a nivel nacional y está en Pichincha. En el resto de las provincias, los fiscales que investigan las desapariciones no han sido capacitados ni están especializados.