Tarjeta 2 / 8

¿Cuál fue la polémica por el decreto 397?

La rotonda, monumento insigne de Guayaquil, iluminado con los colores de la igualdad

La transitoria quinta del decreto 397 decía que los entes rectores de política pública en educación básica, secundaria y superior deberán tener dos acciones puntuales para erradicar la violencia contra las mujeres.

  1. Actualizar y/o elaborar las mallas curriculares, los textos escolares y las guías docentes para que incluyan la “transversalización del enfoque de género, nuevas masculinidades, mujeres en su diversidad, prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres, cambio de roles y eliminación de estereotipos de género”. Esto deberá hacerse en máximo 180 días contados desde la publicación del Reglamento General en el registro oficial.

  2. Ajustar los protocolos de atención para los casos de violencia contra las mujeres en los ámbitos educativos en el plazo máximo de 120 días desde la publicación en el registro oficial.

El  uso de los términos “nuevas masculinidades” y “enfoque de género” produjo críticas de los grupos conservadores denominados ‘profamilia’. Grupos pro derechos de las mujeres, por el contrario, celebraron la implementación de estas medidas. Ante las críticas al decreto, el presidente Moreno modificó la transitoria quinta.