Tarjeta 9 / 9

¿Está Nicaragua al borde del colapso?

Gasolinera incendiándose en Nicaragua. Imagen bajo licencia creative commons 2.0.

Según un informe de Amnistía Internacional publicado el 29 de mayo de 2018, el número de muertos durante las protestas sería de 87.  Amnistía Internacional ha hablado de “una estrategia de represión” de las autoridades nicaragüenses “en ocasiones intencionalmente letal, a lo largo de las semanas de protesta”.

El 16 de mayo inició un diálogo nacional entre estudiantes, empresarios, sociedad civil y gobierno, con el arbitraje de la iglesia Católica. Sin embargo, la situación no vuelve a la normalidad y el número de víctimas sigue aumentando. En efecto, el Presidente y su esposa, la Vicepresidenta, se negaron en incluir el tema de posibles elecciones anticipadas en las negociaciones.

El mismo informe de Amnistía Internacional denuncia “el discurso oficialista de negación” (cuyo argumento principal es la denunciación de los saqueos) y la “utilización grupos parapoliciales” compuestos por la Juventud Sandinista y grupos llamados “motorizados” que actuarían con el beneplácito tácito o explícito del gobierno.   

Las universidades siguen ocupadas por el movimiento de protesta y los universitarios, que fueron las primeras víctimas de la represión.

El 28 de mayo de 2018 varios enfrentamientos entre estudiantes de la Universidad Nacional de Ingeniería, “turbas sandinistas” y la Policía, dejaron dos personas fallecidas (un estudiante y un policía) y por lo menos 35 heridos, según el diario La Prensa.

El 30 de mayo de 2018 una marcha convocada para el día de las madres generó nuevos enfrentamientos. Según las cifras del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CNIDH), al menos 11 personas fallecieron y 79 resultaron heridas.