Tarjeta 4 / 8

¿Qué es un cable submarino?

Es un cable que yace sobre el lecho marino que se conecta con estaciones terrenas. Su principal propósitos es la transmisión de señales de telecomunicaciones por el mundo. El primero en entrar en funcionamiento, en 1866, servía para el tráfico de los telégrafos del mundo. Al día de hoy, la gran mayoría son cables de fibra óptica.

Hay un poco más de 1.1 millones de kilómetros de cables submarinos en servicio en todo el mundo. Es casi tres veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna. Para ver dónde están todos los mapas, se puede revisar el sitio www.submarinecablemap.com.

Los cables suelen ser propiedad de compañías de telecomunicaciones, de forma individual o en consorcios de todas aquellas que tengan un interés en usarlos. En los últimos años, compañías de contenidos como  Google, Facebook, Microsoft y Amazon se han convertido en inversionistas de los cables.

Su vida útil suele ser de 25 años, y su capacidad de transmisión variará según su tecnología. Los cables de la actualidad pueden cargar mucha más información que los instalados hace 15 años y, por ejemplo, el nuevo cable MAREA tendrá una capacidad de 160 tbps —el equivalente a un millón de megabits por segundo.

Transmiten el 99% de todas las comunicaciones del mundo.