Tarjeta 4 / 6

¿Qué medidas ha tomado el gobierno australiano?

Desde 1976, los aborígenes pueden gozar plenamente de sus derechos ciudadanos. En 1996 el gobierno australiano incrementó sus gastos estatales para ofrecer  salud gratuita a los nativos. Sin embargo, debido a que la salud es completamente gratuita, la calidad de servicio depende de cada estado. Como no siempre tienen los mejores servicios, organizaciones indígenas como el Consejo de Tierra de Kimberly solicita que se cambie y se mejore la situación sanitaria en los estados más poblados como el de Nuevo Gales del Sur. 

Además de estas medidas, el gobierno busca incentivar la unión entre los blancos y los aborígenes por lo que en 2007 Kevin Rudd, ex primer ministro de Australia, se disculpó con los aborígenes por el atropello a sus derechos. Sin embargo, los aborígenes no quieren traspasar ciertos límites como la toma de sus propias decisiones y quieren mantener su cultura intacta. Por esto no hacen ningún intento de integrarse a la sociedad moderna.

El gobierno busca reducir el número de abuso a menores y el consumo excesivo de alcohol en el este del país. En 2007, el Estado prohibió el consumo de sustancias etílicas y la posesión de material pornográfico. Según estadísticas de la asociación Creative Spirits el 15% de aborígenes australianos son bebedores de riesgo —moderado— o de riesgo alto —necesitan intervención clínica—. Además, sesenta australianos  mueren a causa del alcohol cada semana y cerca de 1.500 terminan en el hospital por intoxicación. 

El porcentaje de madres aborígenes que beben durante el embarazo es de 48% lo que causa problemas de comportamiento, atención, anomalías cardiacas, crecimiento deficiente antes y después del parto. En el peor de los casos el beber alcohol durante el embarazo puede provocar aborto espontáneo, parálisis cerebral o parto prematuro. El 35% de australianos aborígenes sufren algún daño relacionado con el alcohol. Como Inflamación de páncreas, sangrado de esófago, daño al hígado o cáncer a estos mismos órganos.